Proceso electoral año 2017

El proceso electoral realizado en Honduras el 26 de Noviembre 2017, sirvió para demostrar, ante propios y extraños, la realidad que  vivimos,como :

1- La enorme  división social  que padecemos ,  la cual  se confirma  por los resultados que  arroja dicho proceso.

2- La gran fragilidad y  poca credibilidad que tiene la institucionalidad  hondureña. Las actuaciones del Tribunal Supremo Electoral y Registro Nacional de las Personas son  ejemplo de  esta fragilidad y falta de credibilidad,tanto a nivel  local como internacional.

 3- Que Honduras es un país donde existen leyes de todo tipo, que se utilizan a conveniencia  de algunos  sectores privilegiados. La reelección presidencial es el mejor ejemplo. Pese a su  prohibición constitucional, se recurrió al expediente de declarar inconstitucional dicha prohibición , por fallo de la sala constitucional de la Corte Suprema de Justicia, lo que nos ha convertido en un hazmereir a nivel  mundial, especialmente cuando se conoce la forma en que fueron nombrados los magistrados que emitieron dicho fallo,  declarando  inconstitucional la Constitución.  Vale mencionar que nuestra legislación contempla  el mecanismo del  plebiscito para consultar al pueblo en temas como este, lo que fue olímpicamente ignorado por los patrocinadores de la reelección presidencial.

Ante esta realidad ¿ que inversionista  serio  pensaría en realizar inversiones en Honduras ?

Aspiración personal

1- Que la élite política hondureña comprenda que:

1a- no es justo que el pueblo sufra debido a la corrupción, injusticia, impunidad, pobreza y desigualdad que  generan con sus actuaciones   y 1b- la finalidad de todo gobierno es el bienestar de la población

2-Que el Congreso Nacional no sea  un mercado donde, por  el incentivo adecuado,  se logra la emisión de  leyes,  nombramiento de funcionarios  y   aprobación de  onerosos contratos , y   cumpla con su deber: legislar a favor del bien común de los hondureños

3- Que se inicie de inmediato el fortalecimiento de nuestra institucionalidad,  despolitizandola , mediante la asignación de plazas por oposición y creando una verdadera carrera del funcionario publico, quien debe  servir al Estado y no al político  que le consigue el empleo.

Confío que algún día serán realidad estas aspiraciones personales , para  bienestar de los hondureños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.