Despilfarro y Desperdicio

 

Nota de Autor: En al año 2006 escribí para Diario Tiempo el articulo detallado abajo. A la fecha, Julio 2013, los niveles de pobreza y desigualdad económica y  social se han incrementado, los indices de vulnerabilidad ambiental son de los mayores del mundo,  los presupuestos de la Administración Central del Gobierno alcanzan  niveles insostenibles, y  el consumo es el mayor impulsor de la economía,  según se deduce de la integración del PIB.

Pareciera que en Honduras a nadie le importa controlar el despilfarro y que desperdiciar el tiempo no es motivo de preocupación en la sociedad  actual.

Despilfarro

«Dice un antiguo refrán: “El despilfarro es la ruina de las familias”. También de los Estados.

En Honduras, país con índices de pobreza impresionantes, es alarmante la forma en que despilfarramos nuestros recursos.

Nuestro comportamiento personal es la mejor muestra de tal aseveración: gastamos hasta lo que no tenemos , con tal  de satisfacer necesidades ficticias, como tener el celular mas nuevo, el televisor mas caro, la ropa de marca, la computadora mas rápida, etc., etc.

El comportamiento del Estado no se queda atrás: si medimos todo lo gastado en seguridad, educación, salud, modernización del estado, mejoramiento del sistema judicial, infraestructura,  combate a la corrupción,  elaboración de  estudios de toda naturaleza, competitividad, promoción de exportaciones, etc., contra el mejoramiento en nuestra  calidad de vida,  entenderemos el tremendo despilfarro de recursos a lo largo de los años.

También estamos despilfarrando nuestros mejores activos, aquellos que nos dan una ventaja competitiva sobre los demás países del área, como ser:

1-  Ubicación: geográficamente estamos ubicados en una posición envidiable, con costas en el caribe y el pacifico, a dos horas en avión del mercado con mayor poder adquisitivo del mundo. Esta ventaja geográfica nos permitiría ser el mayor centro de acopio y distribución  de bienes en toda el área centroamericana, sin embargo nada hacemos al respecto, y le estamos dejando el negocio a nuestros vecinos.

2-  Agua: tenemos agua para hacer fértil un desierto, así como para generar energía eléctrica suficiente  para cubrir nuestras necesidades y exportar los excedentes.  A la fecha, solo algunos inversionistas en el  rubro textil y cultivo de tilapia han aprovechado este recurso. La mayor parte del agua  de nuestros ríos se pierde, desembocando en el mar sin  beneficio para nadie. Es tiempo ya de utilizar eficientemente este recurso, mediante la construcción de represas de doble propósito, riego y generación eléctrica, a efectos que  nuestro país pueda desarrollar todo su   potencial agrícola.

3-  Belleza natural: pese a todo el daño que le hemos ocasionado, Honduras continua siendo un  país de  enorme belleza natural, con un clima benigno, que bien pudiera servir para atraer a personas retiradas, que buscan vivir en climas como el nuestro, o bien  familias que desean tener  una segunda casa como inversión o placer. Costa Rica ha sido un ejemplo de esto y  nuestra topografía no tiene nada que envidiar a la de  nuestro vecino centroamericano.

Gobernantes como gobernados hagamos un examen de conciencia, formemos un  frente común contra el despilfarro, a efectos que podamos utilizar nuestros  recursos  eficientemente.

Los ganadores seremos todos, al mejorar nuestra calidad de vida».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.